Los presidentes

Dr. Octavio Islas. Julio Scherer García. Amaranta .... encontrados era la estela que Proceso dejaba en el gobierno seman
44KB Größe 4 Downloads 140 Ansichten
Política y Opinión Pública Dr. Octavio Islas

Los presidentes Julio Scherer García

Amaranta Arroyo Ania Laguna Luis Sandoval Eduardo Higuera Sergio Cerda

Los presidentes

En México, la función de los medios de comunicación y de los periodistas se ha vuelto mucho más influyente y a la vez contradictoria. Esto debido a que ejercen una actividad socializadora muy relevante, pues aunado a sus labores de formar, informar y entretener, provocan la constitución de una opinión pública. Por tal motivo, se ha dicho en algunas ocasiones que la prensa es un cuarto poder, adicional a los ya establecidos por el esquema constitucional: ejecutivo, legislativo y judicial.

La confabulación de los medios de comunicación y la política para transmitir información que conviene a sus intereses particulares, no es una situación que se haya presentado en los últimos años, sino que ha sido una constante que se ha manifestado en los medios de comunicación mexicanos y que se acentuó con mayor frecuencia en los regímenes autoritarios en los que gobernó el Partido Revolucionario Institucional (PRI), donde la agenda setting era dictada por el mandatario y orquestada fielmente por los periodistas y los concesionarios, a cambio de la recepción de favores personales y “obsequios” económicos como lo podemos observar en el relato de Scherer, donde manifiesta que siendo director del Excélsior (1968-1976) tuvo experiencias diversas con los presidentes Díaz Ordaz, López Portillo y Echeverría, predominando el veto a los periodistas para que la información tal cual ocurría no fuera revelada y en caso de hacerlo se les castigaba con

Política y Opinión Pública Dr. Octavio Islas

Los presidentes Julio Scherer García

la cárcel o la muerte como sucedió con aquellos que denunciaron los hechos de la matanza del 2 de octubre.

Así también, Scherer en las líneas de su libro expresa el terrible servilismo de aquellos que rodeaban al presidente en turno y la profunda admiración que manifestaban estando éste presente en actos públicos, sin embargo, cuando entablaba pláticas en corto con algunos allegados se comentaban las realidades que ocurrían detrás de las sonrisas, los compadrazgos y las formalidades, situando así que los dirigentes eran dueños de todas las decisiones así como señores de los hilos que movían los sectores político, económico y social a su antojo sin importar quién saliera perjudicado en el camino.

En carne propia Scherer y algunos compañeros periodistas del Excélsior vivieron el veto y las presiones presidenciales debido a que las notas informativas a publicar podían “distorsionar” la imagen del presidente y de su gobierno. Fue así el caso de la expulsión de un grupo de trabajadores de dicho periódico debido a que el gobierno cuestionó la legalidad de la cooperativa en la que se basaba el establecimiento del diario y además fue difamado por otros periódicos como El Día que a ocho columnas publicó que era amarillista, tendencioso y que se había vendido con Díaz Ordaz, ocultando los hechos de Tlatelolco. Así siguieron los despidos de otros colaboradores del Excélsior durante el mandato de Echeverría quien había prometido que llevando a cabo este proceso habría una reestructuración de la empresa que permitiría darle nuevos bríos a la actividad informativa y a la reputación de la misma. Sin embargo, solamente fue una estrategia para despedir periodistas que estaban haciendo ruido con sus publicaciones alterando el “orden” nacional. Mientras tanto estas personas despedidas serían mantenidos económicamente por “Gobernación”, a cambio de hacerlos firmar contra el poder ilegítimo de la cooperativa. Y así también se reactivó un viejo proyecto que tenían en Excélsior que era la republicación de un órgano que denunciara los vicios de la cooperativa y sus abusos. Por otra parte, Scherer comenta de su entrevista con el general Cárdenas y como éste conocía todos los movimientos y las reacciones de Echeverría, sacando posteriormente

Política y Opinión Pública Dr. Octavio Islas

Los presidentes Julio Scherer García

una foto del encuentro entre el periodista y él a ocho columnas para dar publicidad del hecho.

La relación medios-política que se comentan en el libro nos permiten recordar una frase de José Joaquín Brunner que se aplica muy bien a las situaciones señaladas “El personal político está imbuido en la idea que la comunicación es la continuación de la política por otros medios…” y nos llevan a reflexionar hacia otro estado ideal donde los medios masivos de comunicación estén llamados a trasladar la política desde el ámbito excluyente de los gobernantes hacia el estado llano de los gobernados, cuya expresión necesita configurarse, crecientemente, en la esfera de la opinión pública. En 1986, 18 de marzo desayuno con el General Feliz Cuevas se sostuvo una platica sobre el 2 de octubre y el 10 de junio de 1971 y la participación de Díaz Escobar (general agregado militar y aéreo de la embajada de México en Chile, simpatizó con Pinochet y fue enemigo de Allende).

De acuerdo al General Galván, Díaz Escobar formó entrenó y jefatura a los Halcones para combatir la liga 23 de septiembre. Díaz Escobar participa en la caída del gobierno de Allende, el 1 de octubre de 1973. México de acuerdo a su política exterior cierra relaciones con el gobierno de Pinochet sin embargo Escobar es último en abandonar la embajada mexicana en Chile y se muestra simpatizante del nuevo gobierno. Más tarde lo remueven como agregado en la embajada de México en Perú.

Durante esta entrevista el autor cuestiona al General Galván sobre el ascenso del General Díaz Escobar mientras él asumía el cargo de Secretario de Defensa, sobre todo debido a los anteriores comentarios que el capitán hizo sobre Díaz Escobar. Diversas conversaciones se suscitan en el texto, con el Presidente de la República, Daniel Cosío Villegas entre otros personajes importantes sobre el rumbo del país y la situación política del momento.

Política y Opinión Pública Dr. Octavio Islas

Los presidentes Julio Scherer García

Sobresalen declaraciones de importantes personajes políticos y del mismo autor sobre el papel del político y los intelectuales en la vida cotidiana del país: “Reducir la misión del intelectual a la censura y la crítica era un punto de vista muy limitado. Muchas veces los intelectuales forma parte del gobierno; es claro que, en estos casos, su deber es gobernar bien y con justicia, no criticar los actos del régimen al que pertenecen”.

Por su parte el autor respondió: “La función de los intelectuales no sólo era “negativa”, sino “positiva” debido a que es distinto mandar que pensar, los intelectuales en el poder dejan de ser intelectuales, estos examinan, juzgan y si es necesario contradicen y denuncian. Otro personaje mencionado en el texto es Durazo, policía y político destacado en el ámbito nacional e internacional; entre su oscura identidad, narcotraficante prominente, dueño de diversas propiedades y de una inmensa fortuna, derivada a ilícita vida.

A la revista el proceso llegaron las pruebas por parte de José González González guardaespaldas de Durazo en contra de su jefe. Sin embargo antes había llevado los mismo papeles a diversos medios y por ello obtuvo diversas amenazas de Durazo para con él y su familia.El contenido del documento era implublicable para la revista, sin embargo era el único medio que podía divulgar dichas evidencias.

Finalmente proceso pagó a Glez Glez ciento cincuenta mil pesos como autor de “Lo negro del Negro Durazo”. El 29 de enero de 1976 el gobierno de Estados Unidos ordena la detención por narcotráfico a Arturo Durazo Moreno. El recibir dinero por parte del gobierno, en el sexenio de López Portillo, era una práctica generalizada en las relaciones del poder con la prensa. Instalado en la seguridad, no abrigaba temores por el futuro. El presidente López Portillo honraba a la República y la República se honraba en él.

Política y Opinión Pública Dr. Octavio Islas

Los presidentes Julio Scherer García

De igual forma en el sexenio de López Portillo se creía que la revista Proceso izaba la pobre bandera del catastrofismo. El PRI partía de hechos que se negaban a ver, un país en donde la gran mayoría de los mexicanos vive mal. Por ello se decía que se tenía un sistema para los ricos, no para los pobres. El 25 de agosto de 1981 publicó Proceso un reportaje de Carlos Ramírez que exhibía son atenuantes el desorden y la corrupción que imperaban en PEMEX. El trabajo provocó un escándalo, era la primera vez que desde un sector del gobierno se descalificaba a Jorge Díaz Serrano, amigo de todas las confianzas del presidente de la República.

López Portillo encaró el asunto en términos absolutos y condenó por principio los excesos de Proceso, que enfrentaba a dos aspirantes a la presidencia, Jorge Díaz Serrano y Miguel de la Madrid. La cosa pública es privada cuando responde a los intereses del jefe de la nación, ninguno tan importante como la transmisión de la banda tricolor.

Destapado De la Madrid, este nunca le quiso ayudar ni proporcionar ningún tipo de entrevista o declaración, lo cual muestra el desprecio por el director de la revista Proceso. Imperó el embute en la gira de De la Madrid, igual que en los tiempos de Luis Echeverría y José López Portillo. Es decir, circulo el dinero a la vista, como en un casino. El chayote florece a su máximo esplendor desde que Gustavo Díaz Ordaz institucionalizó su irrigación. Un funcionario de la Presidencia entregaba el chayote, nombre con el que desde entonces se conoce el embute en las oficinas de prensa. Tan popular se volvió que su entrega dejó de ser oculta.

Por recibir chayote los reporteros, muchos con sueldo menor al mínimo, aparecen como los más corruptos del periodismo nacional, mientras que sus patrones son considerados como personas honorables. El chayote creció y se institucionalizó y teóricamente, todos los periodistas que cubrieron la campaña de Miguel de la Madrid recibieron frutos del chayote.

El chayote funcionaba de dos formas: 1) el chayote que entregaba directamente el PRI a través de su Secretaría de Prensa y Propaganda y otra lista para el embute que

Política y Opinión Pública Dr. Octavio Islas

Los presidentes Julio Scherer García

daban los gobiernos de los estados; 2) en la segunda manera se incluía, además de los reporteros enviados por sus respectivos medios, a estenógrafos, correctores, redactores de boletines, teletipistas y ayudantes y funcionarios del equipo de prensa. Las cantidades variaban entre 15, 000 y 20,000 pesos. El chayote era tan natural que dar o recibir este estimulo económico que de la inconciencia se pasó al cinismo.

Sin embargo, el personaje del chayote es sólo el brazo ejecutor. Él y los periodistas que amamantan son apenas la minima expresión de la corrupción. Si se mira con profundidad, la corrupción es el sistema. El licenciado De la Madrid asoció el nombre del presidente de la República al gigantesco negocio para Televisa. Ello se observa con claridad en el negocio que hizo el gobierno y la televisora a raíz del mundial con el estadio en la ciudad de Querétaro.

Con Manuel Alonso, coordinador para asuntos de prensa y relaciones públicas se transformaría el embute en una ayuda limpia para los reporteros, brindaría su auxilio a cambio de trabajo, acabaría con la práctica oscura de los sobres distribuidos entre los periodistas como una gracia, sin firma de recibido el estipendio. Hombre del provenir, juzgaba el pasado con desprecio. Sin embargo, nada de esto sucedió y se subrayaba la aspereza de Proceso, su obsesiva combatividad, la búsqueda enfermiza del dato negativo hasta dar con un defecto en la Venus de Milo o un mal paso en la Pavlova. Ánimos encontrados era la estela que Proceso dejaba en el gobierno semana a semana.

Problemas más serios empiezan a aparecer en contra de la revista Proceso. Ejemplo de ello, es el caso de Naranjo y los cartones que público en la revista y que fue premiado no por su labor en Proceso sino por otra publicación diferente.Ley de la vida, suelen darse los conflictos más hondos en los seres que más alto ascienden.

Manuel Alonso pensaba que al presidente han de tendérsele preguntas cómodas que le permitan desplegar su talento y conocimientos. Piensa que al presidente no se le cuestiona, sino que al presidente se le escucha. Idea de admiración y culto a la personalidad del presidente. Justamente en este sentido se dan las exclusivas y diversas

Política y Opinión Pública Dr. Octavio Islas

Los presidentes Julio Scherer García

entrevistas realizadas por Enrique Loubet, Joaquín López Dóriga, Regino Díaz, Guillermo Ochoa y Ángel Ferreira.

Regino Díaz se expresa que Miguel de la Madrid habla con la ley en la mano, la decisión, la claridad mental, la sencillez cortés. Miguel de la Madrid como el único responsable de los destinos de la patria. En el caso de Ángel Ferreira y de Guillermo Ochoa cuando entrevistan a De la Madrid, se habla del mundial y aspectos positivos, pero dejan afuera el tema de la rechifla multitudinaria al jefe de la nación en el estadio Azteca el día inaugural del campeonato de fútbol. Se habla más del futuro que del presente, más de las esperanzas del gobierno que de los agobios de un país empobrecido.

De la Madrid declara que la autoridad está obligada a explicar y a justificar sus diferentes cursos de acción. Él hablaba de la importancia de vencer la crisis y de contar con periodistas independientes. A pesar de lo anterior, el ideal nunca se cumple y prueba de ello es el episodio del abuso de autoridad y del manejo desmedido del poder por parte de Manuel Bartlett cometió en un caso familiar y que generó presiones a Proceso para que no publicaran ese articulo ya que de lo contrario se tomarían medidas severas, lo cual generó un miedo y a la revista y decide que el mejor curso de acción es no publicarlo.

Zorrilla quien fue uno de los instrumentos de presión para evitar la publicación de dicho artículo, es despedido de su puesto de un día para otro. La razón que se da es que se iba a ir como diputado local de Hidalgo. Sin embargo, de repente se anunciaba la renuncia de Zorrilla como candidato. El PRI ante ello, nunca se expresó y prefirió guardar silencio.

Héctor García Hernández, El trampas, en tiempos dorados secretario de Educación y Prevención Social del Comité Ejecutivo del Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana, denunció al presidente las andanzas criminales del par de líderes, opuestos y complementarios. El trampas decidió enfrentarse a La Quina y a Chava, pero poco pudieron sus miles de millones frente al poder de los líderes sindicales. Fue aprehendido y enviado al reclusorio sur de la Ciudad de México.

Política y Opinión Pública Dr. Octavio Islas

Los presidentes Julio Scherer García

La importancia de este personaje es que durante 20 años fue hombre de todas las confianzas de La Quina y de Salvador Barragán Camacho. El rompimiento de estos tres personajes abría la posibilidad de que, por fin, se conocieran desde dentro los grandes negocios sindicales, los despilfarros, la complicidad de autoridades, los mecanismos de control y represión para mantener en un puño a los petroleros, temas de gran importancia y recurrentes en Proceso. Todo planeado por los dirigentes para que guardara silencio, sin embargo un grupo de Proceso logra entablar un lazo con El trampas para que él relate todo lo que se vivía al interior del poder. El trampas gozaba de grandes privilegios en la prisión e inclusive organiza una gran comida al interior del reclusorio en donde invita a los e Proceso y contar y mostrar mayores evidencias de la gran corrupción al interior del poder.

Sin embargo, se da un cambio en la administración del reclusorio y es justamente cuando El trampas pierde todos sus privilegios, lo cual desataría una serie de grandes consecuencias y Scherer García se ofreció a hablar con el nuevo director del penal, amigo suyo, para ayudar con este personaje tan importante para los intereses de Proceso.

A pesar de los esfuerzos de Scherer García no pudo hacer nada por recuperar los privilegios del Trampas. Sorprendentemente, después de unos meses sin comunicación se dio la noticia de que Héctor García Hernández había sido puesto en libertad. Las especulaciones acerca de cuanto se “ganó” con este hecho, cuanto costo y como se obtuvo todo el dinero.

El 9 de julio de 1976 se publicó en Excelsior que la cooperativa habia descubierto turbios manejos de su gerente general y de su director general. (Scherer y Rodríguez Toro). Se habló de un fraude de 14 millones de pesos.Cuando Echeverría fue interrogado solo dijo que las respuestas estaban al interior de la cooperativa. El presidentes sabía que contaba con el silencio de periodicos nacionales, la televisión y el radio. Pero no contaba que la revista Siempre! Abriría un espacio para la replica. Muchos personajes escribieron su opinión acerca de la salida de Scherer y Rodríguez Toro.

Política y Opinión Pública Dr. Octavio Islas

Los presidentes Julio Scherer García

El 6 de noviembre de 1976 nació Proceso. Y también dentro de esta nueva revista hubo problemas con los colaboradores y fundadores. El principal fue el caso de Gastón García Cantú.